Heraldo-Diario de Soria

El Govern denuncia que España llevara a Andorra su guerra sucia contra el 'procés'

"El Estado español utiliza las relaciones internacionales para hacer política interna", critica Aragonès

Pere Aragonès, secretario de Economia, durante una rueda de prensa en el Parlament.-JOSEP GARCÍA

Pere Aragonès, secretario de Economia, durante una rueda de prensa en el Parlament.-JOSEP GARCÍA

Publicado por
ROGER PASCUAL
Soria

Creado:

Actualizado:

La denuncia de Higini Cierco de que había recibido presiones de las policía española para filtrar datos bancarios de Jordi Pujol, Artur Mas y Oriol Junqueras ha añadido más madera a las sospechas de guerra sucia contra el independentismo. Cuando sigue coleando el Fernándezgate, la justicia andorrana ha decidido investigar la presunta coacción que el accionista de Banco Privado de Andorra (BPA) habría recibido del agregado de Interior en la embajada de España en Andorra, Celestino Barroso, y del comisario jefe del departamento de Asuntos Internos de la Policía Nacional, Marcelino Martín Blas. Pere Aragonès, secretario de Economía del Govern, no ha dudado en cargar contra el uso partidista de las instituciones españolas. "El Estado español utiliza las relaciones internacionales para hacer política interna", ha sentenciado.

"La división de poderes en el Estado está puesta en cuestión. Estaban confabulados para construir relatos ficticios y criminalizar", ha añadido Aragonès en una entrevista en el programa 'El món a RAC-1'. El republicano, de todas formas, ha querido dejar claro que "el Gobierno andorrano y la Generalitat colaboran más allá de las presiones que pueda hacer el Gobierno español sobre Andorra".

PRESIONES POLICIALES

Según el relato de Cierco, el entonces presidente de BPA, recibió en mayo del 2014 una llamada de Barroso. Días después, mantuvieron un encuentro cara a cara en el que el agregado de Interior le reiteró la necesidad de encontrarse con unas personas en Madrid o, le recalcó, "de lo contrario el banco morirá". Cierco mandó al consejero delegado del banco, Joan Pau Miquel, contactar con una persona que se identificó como Félix y que resultó ser el excomisario Martín Blas. De acuerdo con lo declarado por Cierco ante el juez, Miquel y Martín Blas se encontraron en Madrid y el comisario le reiteró las amenazas exigiéndole, como ya había hecho a Higini Cierco, información bancaria de Mas, Junqueras, Pujol y sus familias, en el marco de la 'operación Cataluña' para intentar desacreditar a políticos catalanes

tracking