Heraldo-Diario de Soria

Estos son los 6 mitos y leyendas de Soria que debes conocer

Una provincia rica en historia y patrimonio que los escritores han plasmado con sus plumas y que se han ido transmitiendo a lo largo del tiempo formando parte de la cultura popular

Leyenda de El monte de las ánimas

Leyenda de El monte de las ánimasHDS

Publicado por
Soria

Creado:

Actualizado:

Las leyendas forman parte de la cultura de una población porque se van transmitiendo de padres a hijos a través de historias, las creencias y la visión de los antepasados, e incluso para dar a conocer los valores culturales y sociales importantes, o para enseñar lecciones sobre la vida, la naturaleza humana, el amor, la amistad, la justicia, el bien y el mal, la sabiduría y otros temas importantes. Y Soria, tierra de escritores y poetas, no podía ser menos. Una provincia rica en historia que se ha dejado escribir por la pluma de algunos de los mejores poetas. Así, han nacido leyendas que merece la pena conocer.

Monte de las Ánimas

La noche del 31 de octubre, previa al Día de Todos los Santos, tiene un carácter especial en la provincia de Soria, donde se recuerda la Leyenda del Monte de las Ánimas, de Gustavo Adolfo Bécquer y en torno a la que se celebra desde hace varias décadas un Festival, consolidado ya desde el año pasado como Fiesta de Interés Turístico Regional.

El relato transcurre en el llamado Monte de las Ánimas durante el día de los difuntos. Alonso y Beatriz, hijos de los Condes de Borges y Alcudiel, se dirigen junto a sus padres a una cacería en el mencionado monte. Alonso comienza a contar por qué a este lugar le llaman el Monte de las Ánimas. Este monte pertenecía a los Templarios desde que los árabes fueron expulsados de la ciudad. Esto enfadó mucho a los nobles de Castilla, lo que derivó en una sangrienta batalla en el lugar. Los cuerpos de templarios y guerreros fueron enterrados en la capilla. Al llegar la noche de difuntos, las almas de los enterrados allí se levantan y se escuchan susurros y alaridos.

Una vez en casa, Alonso regala una joya a su prima Beatriz. Ella se da cuenta de que ha olvidado en el monte una cinta azul y convence a Alonso para que vaya a buscarla y así hacerle un regalo. En mitad de la noche, Beatriz se despierta y comienza a rezar para que Alonso vuelva sano y salvo. Pero al amanecer, la chica encuentra en su mesilla la cinta azul desgarrada y ensangrentada. Alonso había sido devorado por los lobos en el Monte de las Ánimas y cuando van a darle la noticia a Beatriz, la encuentran muerta.

La leyenda cuenta que un cazador, mientras pasaba la noche en el Monte de las Ánimas, pudo ver levantarse a los esqueletos de los Templarios y nobles enterrados en la zona. Y, además, a una mujer hermosa ensangrentada perseguida por caballos alrededor de la tumba de Alonso.

Leyenda del Monte de las Ánimas

Leyenda del Monte de las ÁnimasHDS

Las brujas de Barahona

Barahona fue considerada durante mucho tiempo un foco de brujería. Varias fuentes bibliográficas dan fe de ello, y de hecho aparece recogida por el Tribunal de la Inquisición de 1527 a 1530 como un centro de brujería y aquelarres, e indica que varias penitenciadas habían ido a bailar allí, en el Campo de las Brujas. Y luego la literatura hará el resto hasta la actualidad. El campo de Barahona es descrito en el ‘Tesoro de la lengua castellana’, escrito por Sebastián de Cobarrubias en 1674 como lugar de reunión de brujos y brujas. También es mencionada en almanaque escrito en 1731 por Diego de Torres Villarroel ‘Las brujas del Campo de Baraona’ y en la obra de teatro ‘Las brujas de Barahona’ escrita por Domingo Miras en 1977.

Hoy aún se mantiene el monolito de piedra conocido como ‘El Mojón de las Brujas’ o ‘El Confesionario de las Brujas’, donde se realizaban los aquelarres y donde se confesaban. Un lugar que era un punto de reunión. Cuentan que Quiteria Morillas venía volando con sus compañeras desde pueblos próximos para participar en estos aquelarres.

La piedra caliza cuenta en su centro con un orificio de 15 centímetros de diámetro y lleva esculpida la B de las brujas. Y es que todo el entorno de la localidad hace referencia a este mundo de brujería como los Pozos Airones, que dicen las malas lenguas que el origen de estos sumideros, capaces de tragar grandes cantidades de agua, se debe a las brujas que cavaban machacando la tierra con el culo.

Ya en el siglo XVII Diego Torres de Villarroel situaba en este paraje un relato fantástico que luego serviría de inspiración a Goya para la ejecución de su famoso cuadro ‘El Aquelarre’. En dicho diario se recoge que varias penitenciadas habían ido a bailar allí, en el Campo de las Brujas.

Las brujas de Barahona

Las brujas de BarahonaHDS

Las Tierras de Alvargonzález

El hoy monumento natural de La Laguna Negra ha sido también fuente de inspiración para muchos literatos que han plasmado en sus textos multitud de historias con finales trágicos. La más conocida es la de Antonio Machado, ‘Las Tierras de Alvargonzález’, que describe un parricidio, la del patriarca Alvargonzález, por dos de sus hijos que quieren heredar pronto sus tierras, si bien éstas dejan de producir tras ejecutarse el asesinato. El tercero de los hijos vuelve como rico indiano y les compra parte de las tierras, que vuelven a fructificar. Esto provoca la ira y envidia de sus dos hermanos que, finalmente, le matan también pero, llevados por el remordimiento, huyen del lugar y ascienden a la Laguna Negra a la que echaron el cadáver del padre con una piedra atada a sus pies, y allí mueren.

Laguna Negra

Laguna NegraMARIO TEJEDOR

El lagarto de Berlanga

Fray Tomás de Berlanga, el vecino más célebre de Berlanga de Duero que llegó a ser nombrado obispo de Panamá en el siglo XVI, a su regreso de las ‘Américas’ se trajo a las tierras de su Castilla natal un caimán. La peculiar mascota, acostumbrada al clima del río Chagres, no duró mucho con vida en Soria, pero los berlangueses se negaron a renunciar a su 'lagarto', así que lo disecaron y lo colgaron en su colegiata, Santa María del Mercado, donde todavía sigue 500 años después.

Pero desde entonces el lagarto ha inspirado multitud de leyendas. Se dice que por las noches atacaba los aposentos de las jóvenes vírgenes de Berlanga, lo que hizo que los vecinos del pueblo tuvieran que matarle y por eso ahora en la colegiata está relleno de paja y prendas femeninas. También se dice que comía los cadáveres del cementerio y atacaba a los rebaños. Pero la cara más amable del lagarto se ha ‘reconvertido’ en el dulce más típico de la localidad y que no pasa desapercibido por los turistas.

Lagarto de Berlanga

Lagarto de BerlangaMARIO TEJEDOR

El Cautivo de Peroniel

El cautivo de Peroniel y de la Virgen de la Llana narra el milagro de la Virgen al liberar al vecino de Peroniel Manuel Martínez, preso en Argel en el siglo XV tras ser capturado cuando volvía para su pueblo después de luchar en la guerra contra los musulmanes. Gran devoto de la Virgen de la Llana, cada día le rezaba en sus penosas tareas como esclavo. Pero las súplicas constantes del desdichado cautivo de Peroniel enternecieron a la Virgen y la noche de vísperas de Pascua de Pentecostés, cuando, como de costumbre, descansaba encerrado en el arca el cristiano y sobre ella el moro para que el cautivo no se escapase, hizo que el arca se elevase, y transportada milagrosamente por el aire, llegó desde África a la ermita de la Virgen de la Llana, donde hizo su extraordinaria aparición precisamente cuando los fieles se disponían a celebrar la Pascua. La alegría de los lugareños de Peroniel, así como por sus vecinos de Almenar sigue celebrándose el segundo día de Pascua de Pentecostés. Para tan milagroso acto pintaron en la ermita un ángel que transportaba un arca por cuya abertura se ve atado con cadenas a Manuel Martínez.

Peroniel

PeronielMARIO TEJEDOR

El apóstol Santiago y San Bartolomé

En torno a la ubicación de la ermita templaria de San Bartolomé cuenta la leyenda que el apóstol Santiago, montado sobre su caballo, saltó desde lo alto del Cañón del río Lobos. Los cascos del corcel dejaron sus huellas sobre la piedra, la espada del santo peregrino cayó al suelo, y allí donde quedó clavada es donde después se edificó este templo de San Bartolomé, denominado así porque se identifica con la Comunidad de San Bartolomé que componen los términos cercanos de Herrera de Soria, Ucero y Nafría de Ucero. Pero al parecer, esta ermita, una de las más visitadas de la provincia, era uno de los cinco conventos que tenía la Orden del Temple en Castilla en el momento de su disolución, en 1312. Pero no era cualquier edificación: era el centro del mundo para los caballeros, ya que la distancia desde la ermita de San Bartolomé hasta los cabos de Creus (Gerona) al este, y Finisterre (La Coruña) al oeste, es la misma.

Ermita de San Bartolomé

Ermita de San BartoloméMARIO TEJEDOR

tracking