Heraldo-Diario de Soria

CONVERSACIONES POLÍTICAS CON ÓSCAR PUENTE, MINISTRO DE TRANSPORTES Y MOVILIDAD SOSTENIBLE

«Castilla y León necesita una alternancia como el comer. El partido tendrá que afrontar el proceso y ver si quiere continuar o no con el liderazgo de Tudanca»

Defiende a capa y espada el espectáculo de Pedro Sánchez con su amago de irse para quedarse. Observa desde el Ministerio la ciudad que gobernó en una espiral de «pérdida de peso, de presencia, de ambición». Y se descarta para suceder a Tudanca en la gran asignatura pendiente del PSOE desde hace 38 años, gobernar Castilla y León

El ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente.

El ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente.E.M.

Publicado por
Pablo R. Lago
Soria

Creado:

Actualizado:

Fiel a su estilo de siempre, la entrevista discurre sin asesores ni parafernalia, a pecho descubierto, en el despacho del Ministerio, a los pies del madrileño paseo de la Castellana. Acaba de pasar el trago de Milei. Se muestra arrepentido, pero confiesa que no va a cambiar en su estilo y esencia tras haber desatado un conflicto diplomático con el gobierno argentino. Seguirá siendo un verso suelto del gobierno, y de la política en X, antiguo Twitter. Ahora dedica, con la pasión de quien ha encontrado un ministerio que le apasiona, horas y horas a empaparse informes de trenes, aeropuertos, soterramientos, carreteras, puertos y túneles. Le gusta llevar el inmenso Ministerio en el móvil y todo lo que pueda en la cabeza. Es Óscar Puente. Fiel al estilo de Óscar Puente.

Pregunta.- ¿Se arrepiente de lo que dijo de Milei?

Respuesta.- Mi error es no ser consciente de que no estaba hablando para doscientas personas, sino que eso podía trascender mucho más allá. Claro, trascendió al otro lado del Atlántico. Si hubiera tenido la más mínima noción de que eso iba a pasar, no lo habría hecho.

P.- ¿Usted se va a disculpar con el presidente de Argentina por lo que dijo? ¿Usted personalmente?

R.- A ver, si tuviera la ocasión, sin duda.

P.- Por carta.

R.- Bueno, pues, ¿por qué no? Si se ve el vídeo, yo no estaba criticando a Milei. Estaba hablando de comunicación política. Sobre todo, lo que estaba diciendo, y ese es el contexto, es que no hay que tener tanto miedo a decir lo que uno piensa o aquello en lo que uno cree. Pero acto seguido, lo que digo es la fortaleza de Milei, que es auténtico, que dice las cosas en las que cree y las que piensa nos gusten o no. No era una valoración tan negativa de Milei porque además soy de los que cree que tanto a Milei como a cualquier gobernante hay que darle tiempo. Y él está empezando, veremos a ver qué es lo que resulta de todo eso. No tiene una tarea fácil.

P.- Lo honesto para evitar la maquinaria del fango sería disculparse. Usted sugirió que iba drogado a un programa de televisión.

R.- No, no.

P.- Pues todos entendimos eso.

R.- Bueno, yo creo que se hizo la interpretación más maliciosa de mis palabras. En todo caso, yo creo que las explicaciones que he dado públicamente pueden perfectamente interpretarse como una disculpa. Y desde luego, en mi propósito no estaba ofender ni a Milei ni a nadie.

P.- ¿Le ha echado una reprimenda el presidente del gobierno?

R.- No. En absoluto.

P.- ¿No le ha dicho nada?

R.- Absolutamente nada.

P.- En cualquier caso, ¿no va a cambiar su forma de actuar en Twitter ni en política?

R.- Uno cambia permanentemente, se adapta permanentemente y evoluciona permanentemente. Pero no creo que vaya a cambiar cuando lo que hago, fundamentalmente, si hablamos en temas de crispación política, es responder. Yo no soy una persona que ataque, soy una persona que defiende su partido y en muchas ocasiones me defiendo a mí mismo.

​«La idea de Pedro Sánchez siempre ha sido tener una legislatura completa y esa es la que tiene a día de hoy. Independientemente de lo que pase en Cataluña»Óscar Puente

P.- ¿La reflexión del presidente y aquellos últimos cinco días desaparecido, para luego decir que se quedaba y que seguía ha generado una situación de incertidumbre en el gobierno?

R.- Ha generado una situación durante esos días de incertidumbre y desasosiego, ahora no. Yo creo que la decisión que ha tomado Pedro Sánchez es una decisión firme. Cuando se observó su decisión desde fuera, los que más alejados estaban de ella y los más maliciosos la han observado como un movimiento estratégico, pero los que estábamos cerca y teníamos la información, no vimos ninguna estrategia. Vimos a una persona que estaba en una situación personal límite y que estaba tomando una decisión crucial para su futuro personal, que es si seguía con la actividad que está desempeñando o si daba paso a otra situación. Fundamentalmente motivado por cuestiones familiares y de carácter personal, que sólo él podía resolver, y ya las ha resuelto. Yo tengo que decir que antes de esa toma de decisión, y lo comentaba con mi equipo, muchas veces le veía tocado, llevaba un mes complicado. Pero ahora veo de nuevo a Pedro fresco, le veo animado. Le veo muy determinado y veo que ha vuelto a ser él otra vez. Ese Pedro al que durante un tiempo he visto muy tocado con el tema de su mujer, muy afectado. Sinceramente. Y yo no esperaba nunca haberle visto así. Sinceramente, me ha sorprendido que lo de su mujer le haya afectado de una manera tan intensa.

P.- Un juzgado puede investigar a la esposa del presidente del gobierno. Un juzgado investigó y juzgó a la Infanta y al actual Rey, por ejemplo, no le sacó de quicio lo que ocurría y era su hermana.

R.- Bueno, no voy a entrar en si sacó o no sacó de quicio porque todas las cosas no las sabemos. Pero lo que sí creo es que hay que ponerse en su piel. Cuando te tocan a tu familia, y te tocan porque él además tiene este sentimiento de una forma absolutamente injusta y está plenamente convencido de que su mujer no ha cometido ningún acto que sea merecedor de ningún reproche, y mucho menos penal. Entonces, cuando tú tienes conciencia de no haber hecho nada malo, y cuando la persona que no ha hecho nada malo es tu familia y eso acaba con una demanda, una querella de Manos Limpias, con todo lo que eso implica y con la admisión a trámite de esa querella que sólo lleva recortes de prensa por parte de un juez, es una sensación de injusticia para él y de impotencia. Y cada uno ante ese tipo de cosas reacciona como sabe y como puede. Y a Pedro Sánchez pues le ha afectado. Pedro es un tipo muy fuerte, muy estable, pero hasta ahora las ofensas, o digamos las agresiones o los problemas, le habían tocado solo a él. Bueno, pues le llegan a su mujer y él inicialmente no lo encaja. No es capaz de entenderlo.

P.- Víctimas de la acción judicial injusta o que ha acabado en nada después de latentes penas de telediario, claro, las hay en todos los partidos, también en el PP.

R.- Que no estamos hablando de él. Estamos hablando de su mujer.

P.- Está sometida al gobierno de la ley, como todo hijo de vecino.

R.- Sí, hombre, vamos a ver, con su mujer en los últimos tiempos... Quizá porque ya es el colmo de la impotencia, porque con él está claro que no pueden, de repente, por arte de magia, se han empezado a abordar cuestiones de hace cuatro años que eran conocidas. No hay ninguna novedad en el mapa. Y se están estableciendo tesis públicas que son absolutamente abracadabrantes como es el rescate de Air Europa. Se han rescatado muchas aerolíneas en el mundo. Y mira por dónde en Air Europa, que además desde el punto de vista de la cuantía ha sido el más bajo de todos... Ha pasado el filtro del tribunal de justicia de la Unión Europea porque Ryanair recurrió todos esos rescates y el de Air Europa pasa el filtro. Pero aquí en España tenemos la tesis de que eso se hizo porque a la mujer de Pedro Sánchez le pareció que era una buena idea rescatar una aerolínea y tenía un interés en un curso de no sé qué. Es que no hay por dónde agarrarlo, joder, sinceramente. Porque dices, oye, es que hay una base muy sólida, con este tema, y hay pruebas y hay un informe policial... Pero no, se hacen unas tesis periodísticas absolutamente desnortadas y con eso se construye la acción penal.

P.- Esto le ha pasado a muchos políticos, también del Partido Popular.

R.- A cada uno le duele lo suyo. O sea, estamos hablando de la mujer del presidente, el que haya habido otros casos injustos no quiere decir que a él no le duele el suyo. Vamos a ver, Besteiro tuvo una causa criminal que le tuvo ocho años fuera de la circulación política en la que estuvo decretado el secreto del sumario durante cinco años, cinco años, y se archivó sin más. Ni siquiera le sentaron en el banquillo. No puede ser, yo creo que tiene que haber una reflexión sobre esto en este país. Es imprescindible.

P.- Para acabar con la máquina del fango que dicen ustedes ¿no habría que aplicarse primero en casa esas recetas? La utilización precisamente de los procedimientos judiciales para atacar al rival. Eso forma parte de toda la máquina del fango. A lo mejor tenían que empezar ustedes a hacer acto de contrición y también cambiar los modelos.

R.- Hasta donde yo conozco a mi partido somos un partido tremendamente respetuoso. Póngame algún caso.

P.- El presidente de la Junta, que es un reconocido madridista y que acude en su tiempo libre y con su dinero a la final de la Champions en París. Se hizo una foto con gente de Salamanca, de su pueblo, y poco menos que pidieron que tenía que ser excomulgado de su partido sin que hubiera nada, simplemente por una foto que se publicó en Twitter de un acto de un político en su vida privada.

R.- Pero qué me va a contar a mí de esas cosas. Recuerde el caso del yate, o sea, que me tuvieron un año ahí con una querella que al final acabó archivada con condena en costas al querellante con rapapolvo considerable. Y ahí me tuvieron y yo tuve que aguantar cada pleno. Cuando ellos sabían perfectamente que era un amigo mío de mucho tiempo, antes de ser alcalde, antes de contratar con él las mascarillas, con el que había viajado antes, y después lo sabían porque yo se lo expliqué cuando compramos las mascarillas y les dio igual. Desde luego no es mi estilo. No lo ha sido nunca. Cuando he metido pleitos, cuando era jefe de la oposición, fueron por temas municipales. Alteración del plan general de ordenación urbana, por ejemplo, acabaron condenando al concejal de Urbanismo y a dos funcionarios.

P.- Su partido en Castilla y León dice que Castilla y León es Sicilia León. ¿Eso es maquinaria del fango?

R.- Hombre, no, no, vamos a ver... La máquina del fango se pone en marcha y se ha puesto en marcha desde hace tiempo. Cuando un partido político no acepta, no asume que tiene enfrente un gobierno legítimo. Eso no se ha hecho nunca en Castilla y León. Nadie le negó a Mañueco con la legitimidad cuando perdió las elecciones con Luis Tudanca, y gracias a la ayuda de Paco Igea, al que ahora, por cierto, le andan masacrando, le dio un gobierno que con arreglo a la tesis del Partido Popular, no era legítimo. Y, sin embargo, el Partido Socialista no dijo que Mañueco era un presidente ilegítimo. Si me muestra cuándo el partido socialista niega la legitimidad al gobierno de Mañueco, oye, me callo. Otra cosa es que le critiques como político, que le critiques como gobernante, pero negarle la legitimidad por el hecho de que no fuera la fuerza más votada, eso solo lo hace el PP. El Partido Popular cuestionó la legitimidad de una moción de censura que es un mecanismo constitucional que no tiene ningún tipo de mácula. Cuestionó la victoria electoral de Pedro Sánchez después de la moción de censura porque tenía un pecado original, que es que se produjo como consecuencia de una moción de censura previa y ha cuestionado en este momento su gobierno porque no es el de la lista más votada, aunque haya obtenido la mayoría parlamentaria que exige la Constitución.

P.- En Castilla y León ustedes cuestionan el gobierno del PP con VOX, le dicen al PP que tiene que echar a VOX, que es como deslegitimarlo. Ese gobierno sale de las urnas también y de la Constitución.

R.- La palabra ilegítimo y el concepto ilegítimo nunca se lo he escuchado yo al Partido Socialista. Otra cosa es que el Partido Socialista diga que los pactos con la extrema derecha para gobernar, para formar gobierno, no son unos pactos aceptables y que no se producen en ningún lugar de Europa, salvo en España. Pero de ahí a decir que es ilegítimo, jamás.

P.- De las mismas urnas que el gobierno de Pedro Sánchez.

R.- Y nadie cuestiona eso, que sale de las urnas, pero hay países en la Unión Europea en los que a esas formaciones políticas de corte populista y de extrema derecha se les pone lo que se denomina un cordón sanitario, expresión que a mí no me gusta, igual que lo de las líneas rojas. No me gusta, pero la realidad es que la historia de Europa, y particularmente la de España, hace que haya un consenso en la derecha europea civilizada y democrática de que a esos sectores no se les puede dar acceso a los gobiernos porque son partidos políticos que cuestionan la propia esencia de la democracia y que utilizan y se sirven de la democracia para ir contra sus cimientos. Por eso en Europa no se acepta la entrada de la extrema derecha en gobiernos de derecha democráticos y hay partidos políticos en Europa que prefieren no gobernar o cerrarse en banda o buscan pactos de otro tipo, con tal de que la extrema derecha no acceda al gobierno de esos países. La derecha alemana es un ejemplo. Y eso es lo que se le echa en cara a la derecha española, que no ha tenido ningún inconveniente en echarse en brazos de la extrema derecha hasta el punto de que estamos viviendo en este momento una situación que es vergonzosa porque la propia ONU llama la atención sobre determinadas leyes que se están aprobando en parlamentos autonómicos que están cuestionando la historia, que están tratando de reescribirla y que están victimizando de nuevo a las víctimas de las dictaduras. Esa es la diferencia esencial entre los dos discursos. No es una cuestión de ilegitimidad. Es una cuestión de inoportunidad política.

«Si tuviera la ocasión me disculparía personalmente con Milei. Mi propósito no estaba en ofender a Milei ni a nadie»
Óscar Puente

P.- Con la hiperdependencia que tienen ustedes del independentismo para sostener el gobierno, la prueba es que no han podido aprobar presupuestos. ¿Aventura una legislatura corta?

R.- No hemos podido aprobar presupuestos porque el escenario, el calendario electoral, se ha echado encima con el anticipo de las elecciones de Cataluña. No, yo creo que va a haber una legislatura completa.

P- ¿Esa es la decisión que Pedro Sánchez les ha dado a ustedes, a los miembros del gobierno?

R.- Esa es la decisión de cualquier gobernante, agotar el mandato para el que ha sido elegido. Pedro Sánchez no es una excepción. La idea de Pedro Sánchez siempre ha sido tener una legislatura completa y es la que tiene a día de hoy.

P.- ¿Independientemente de lo que ocurra en Cataluña?

R.- Independientemente. Creo que hay una idea común en la mayoría que surgió de la investidura, que con muchas diferencias en muchos aspectos, tienen también unos elementos de cohesión y esos no varían. En función de las elecciones de Cataluña.

P.- Después de protagonizar la investidura fallida de Feijóo llegó al gobierno contra todo pronóstico y se ha convertido usted en la referencia política del ejecutivo en estos meses.

R.- Yo soy una de las referencias políticas del gobierno. No sé si llegue contra pronóstico. Había quien lo pronóstico casi el día de las elecciones generales. Y, bueno, lo del protagonismo en la investidura de Feijóo... Mi precio me está costando porque la derecha no me lo perdonará jamás. No me perdonará jamás aquella tarde.

P.- Usted disfruta con eso, con ser la diana del PP.

R.- No, yo disfruté mucho esa tarde. No lo oculto. Fue una tarde… Viví un momento privilegiado como político, indudablemente histórico. Y depende. Porque como la agresión es tan fuerte, pues depende. Hay momentos que no es agradable, pero vamos, no es cuestión de disfrutar. Es lo que hay. Es lo que me ha tocado.

P.- ¿Sufre entonces?

R.- Bueno, la procesión va por dentro. No, no es agradable ver cada día insultándote a siete, ocho columnas, pero bueno, ya estoy un poco acostumbrado. No es agradable que te manden un periodista a tu casa a preguntar a tu hija. No es agradable que hagan un artículo sobre tu madre.

P.- Usted no es el más indicado para quejarse.

R.- No, hombre. La crítica periodística es una cosa. El insulto sistemático es otro, incluso el insulto en el ámbito físico, el intento de entrevistar a una niña de dieciséis años. No me parece que entre dentro del juego político ni periodístico y que hagan artículos sobre tu madre que tiene casi 80 años llamándola comisaria política. Pues bueno, y diciendo una serie de falsedades y de barbaridades que, francamente, no se sostienen. Yo lo relativizo todo. Y lo dije el otro día en el comité federal, cuando me pasa algo malo, siempre pienso en mi abuelo y en lo que le tocó pasar a él. Y al final digo, bueno, pues es un precio bastante menor que el que le tocó pagar a él. Y como yo llevo ese orgullo en mis genes... Pues habrá momentos más difíciles, pero siempre saco la cabeza y salgo adelante.

«La maquinaria del fango llega al no asumir un gobierno legítimo. En Castilla y león nunca se ha hecho. Nadie le negó a Mañueco
la legitimidad»
Óscar Puente

P.- Por su estilo, de su elevado perfil, usted ya era la referencia política de Castilla y León siendo alcalde, siendo ministro esa referencia se ha incrementado. ¿Eso es bueno, es malo, es un aliciente?

R.- Tiene que ser bueno forzosamente. Yo soy un activo del partido de Castilla y León. Yo no soy un problema. En ningún caso.

P.- Su sombra es muy alargada.

R.- Bueno, pero son circunstancias. Al final, yo creo que para Castilla y León tener dos ministros en el gobierno es un motivo de orgullo. No todas las federaciones pueden presumir de ese logro. Y da cuenta de que en Castilla y León el socialismo genera activos importantes. El PSOE de Castilla y León, con todo, es uno de los PSOE más fuertes de España. Está en porcentajes de voto que ya quisieran en muchos territorios de nuestro país. Por tanto, creo que el Partido Socialista de Castilla y León lo que tiene que hacer es aprovechar los activos que tiene.

P.- Después el 38 años de victorias del Partido Popular, que es algo de lo que no dejan de quejarse, a lo mejor tendrían que reflexionar, ¿por qué pierde el Partido Socialista? ¿Qué camino debería de tomar el Partido Socialista ante un nuevo escenario electoral después de tantas derrotas consecutivas?

R.- No nos quejamos de que gane el Partido Popular porque uno no se puede quejar de esas cosas. Segundo, tampoco es rigurosamente cierto que el Partido Popular lleve 38 años ganando porque quiero recordar que en el año 2019 perdió las elecciones.

P.- Pero al PSOE le pasó como a Feijóo…

R.- No, como a Feijóo, no, porque sí que había una mayoría alternativa al Partido Popular. Feijóo no tiene una mayoría alternativa a Pedro Sánchez, pero en Castilla y León sí había una mayoría alternativa, es más, quien incumplió su palabra fue Francisco Igea. Hubo una oportunidad de gobernar.

P.- Por fiarse de Igea.

R.- Claro. Hombre, los primeros que se fiaron fueron los que le votaron y los que le dieron 12 procuradores con los que lo único que hizo fue apuntalar la mayoría del Partido Popular. Algo, por cierto, que a Igea le perseguirá por el resto de su vida, ya no política, que creo que le queda poco recorrido, sino de su vida en general. Porque él pasará a la historia como la persona que le negó a Castilla y León la oportunidad de un cambio. En el pecado tiene la penitencia porque ahora está pagando las consecuencias de esa decisión. El problema no es que lo pague él, es que lo estamos pagando todos.

P.- Pues ahora sus compañeros viven encantados con Igea en la bancada de la oposición, aunque parezca insólito.

R.- No creo que vivan encantados. Ahora Igea está en la oposición y ya sabe que la política da muchas vueltas. Hace extraños compañeros de cama. Dicho esto, no nos quejamos. Pero sí decimos una cosa, que el PP utilizó mucho en Andalucía, porque el Partido Popular estuvo 40 años sin ganar en Andalucía, la conveniencia de la alternancia política. La alternancia política es buena, es positiva. A Castilla y León le hace falta la alternancia como el comer. Otra cosa es que la logremos. Otra cosa es que seamos capaces de convencer a la ciudadanía de la necesidad de esa alternancia y de que la alternativa somos nosotros, pero que en Castilla y León sería bueno un cambio de gobierno es incuestionable.

P.- ¿Y es necesario también, por la alternancia después de 10 años al frente de la oposición, un cambio en el liderazgo de la oposición?

R.- Bueno, eso vamos a ver. Creo que es algo que se tiene que despejar en el próximo congreso, y antes se tendrá que valorar qué hay que hacer y qué es lo que quiere hacer Luis (Tudanca), qué intenciones tiene.

P.- Ha dicho que él quiere volver a ser candidato.

R.- Bueno, pues entonces el partido tendrá que, en ese momento, afrontar el proceso y ver si quiere continuar o no con el liderazgo de Luis. Eso es algo que tiene que ponerse sobre la mesa cuando se produzca.

P.- ¿A usted o a Ana Redondo se les pasa por la cabeza esa opción?

R.- A mí desde luego, no. No sé lo que pensará Ana, no lo hemos hablado, pero a mí ya me conocéis. Yo he dicho claramente que no soy la persona adecuada. Ya no es que no quiera, que tampoco.

P.- Y si Pedro Sánchez, como con Reyes Maroto, llama y le dice hay que agarrar este timón.

R.- Bueno, eso no se ha producido y no creo que se vaya a producir. Si se produce, pues se verá.

P.- Dos ministros de Valladolid, de la capital y del ayuntamiento. Usted se descarta. ¿Tiene algo que ver con una ‘operación Ana Redondo’ para intentar conquistar la Junta?

R.- Sabe usted que Ana Redondo, lo he contado muchas veces, ha podido ser ministra dos veces antes de esta y no porque hubiera una operación de Castilla y León, sino por su valía, porque es una persona que goza de mucho predicamento en todas las instancias del partido. Es una persona muy completa con una gran formación, con un magnífico discurso, con muy buena imagen, muy trabajadora. Es una persona cotizada por su valía. No porque haya nada. No hay una operación ni nada que tenga que ver con eso. Lo que no quiere decir que en un momento determinado no pueda ser una persona con la que se pueda contar para otras cosas. Pero, en principio, ya está en el Consejo de Ministros. Fundamentalmente porque Pedro creía que era una persona que le podía aportar cosas, y por eso está.

P.- Hablamos de la que fue la ciudad que usted gobernó, que está inmersa en el debate, su sucesor sigue insistiendo en el soterramiento del ferrocarril. Pero el ministro es usted. ¿La integración en superficie es imparable ya en Valladolid?

R.- No, no es imparable. Depende de la voluntad política del alcalde de Valladolid. Yo no he podido ser más claro. El soterramiento no se puede hacer por los condicionantes económicos y técnicos que tiene. La integración sí se puede hacer. Pero lo que no vamos a hacer es llevarla a su término sin que el que gobierna la ciudad esté de acuerdo. Es decir, yo no le puedo imponer al alcalde de Valladolid lo que quiere para su ciudad. Lo que tiene el alcalde de Valladolid en este momento es un instrumento, que es la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, un marco jurídico, que es el convenio, y una financiación garantizada para si quiere seguir adelante con la integración. Pero si Carnero no quiere, pararemos. La integración depende de él. Lo que no sucederá es que él diga ‘no, yo no quiero parar la integración. Yo lo que quiero es el soterramiento, pero no paro la integración’. Pues entonces seguirá la integración. Tendrá que elegir entre no hacer nada o hacer la integración, porque el soterramiento no es posible. Tiene que elegir como las personas adultas en esta vida. No se trata de elegir sobre lo que no es posible. Se trata de elegir sobre las dos opciones posibles o integrar, acabar de rematar, invertir, transformar o no hacer nada. Esas son las dos opciones porque la tercera no existe. Entonces, elija.

«Burgos quiere un directo con el que tardará más en llegar a Madrid que en AVE por Valladolid. la última semana que operó pasaron seis trenes de pasajeros»
Óscar Puente

P.- Lo que no se puede es tener a los ciudadanos de Valladolid en este juego político desquiciante sin límite temporal. ¿Cuándo se va a tomar esa decisión?

R.- Juego político desquiciante, sin ninguna duda. Pero no por mi parte. Yo estoy en el mismo sitio que estaba cuando era alcalde, cuando me llegó el gobierno del PP con un 75% de participación en la sociedad, y el único que podía, por sus recursos, financiar la operación del soterramiento, y me dijo hasta aquí hemos llegado. Lo asumí, firmé un convenio. Avanzamos con el tema de la integración y ahora me toca estar en el otro lado con exactamente la misma postura. ¿Quién ha cambiado? Ha cambiado el PP de Valladolid. Así de claro.

P.- Como usted, que firmó ante notario el soterramiento y luego cambió.

R.- Claro, sí. Porque sí, si yo firmé ante notario y lo que cambió es que yo perdí las elecciones. Cuando yo las gano, llego y me encuentro con 400 millones de euros de deuda que no estaban. Yo quería el soterramiento como el que más, pero me di de bruces con una realidad. ¿Qué es lo que ha cambiado desde que se firmó el convenio hasta ahora? Ha cambiado que ha habido un candidato que ha ido a las elecciones diciendo que, eso es lo desquiciante, va a ver soterramiento sí o sí. Gobierne quien gobierne ¿Pero a quién se le ocurre prometer algo que no está en su mano? No todo en la vida es voluntad, como dice él. Si todo fuera voluntad, habría bajado ya al 10% de IBI, que eso sí que sólo depende de él y de su voluntad. Y, sin embargo, no lo ha hecho. ¿Por qué? Porque dice que las cuentas no están lo suficientemente bien. Pues si eso no lo puede hacer él, que lo ha prometido en campaña sabiendo cómo estaban las cuentas, cómo se le ocurre comprometer el soterramiento del ferrocarril sabiendo como sabe que hay una operación en marcha suscrita por su propio partido que está en ejecución y que cuenta con una financiación comprometida y que es infinitamente inferior que la del soterramiento. Esto es lo desquiciante. O sea, el desquicie no viene por lo que yo haga ni por lo que haga el Ministerio. El desquicie viene porque hay un señor, un alcalde que sabe que ha prometido lo que no puede cumplir y lo quiere llevar hasta extremos que rayan en lo infantil. A mí me recuerda a cuando yo era pequeño y se acababan los dibujos animados, cuando había dos canales, y le decía a mi madre ‘quiero más dibujos’. Y mi madre me decía ‘hijo, no hay más’. Yo ya era un visionario. Yo ya me imaginaba que tenía que haber un canal de dibujos animados permanente, como hay ahora 27. Pero en aquella época estaban la uno y la dos, cuando se acababa Súper Ratón, se acababan los dibujos y yo quería seguir viendo dibujos. Pues me recuerda a ese niño que era yo con seis años. Tiene que haber su soterramiento. Coño, pero si ya te han dicho que no es posible.

«Tener dos ministros es un orgullo para Castilla y León y da cuenta de que en Castilla y León el socialismo genera activos importantes»
Óscar Puente

P.- ¿Cuándo va a llegar el momento?

R.- A mí no me valen las declaraciones en los medios de comunicación Hay que tomar decisiones en la Sociedad Alta Velocidad. Y es lo que le he dicho, alcalde, si no quieres la integración con toda franqueza, porque yo ya no estoy con la camiseta de alcalde de Valladolid, yo estoy con la camiseta de ministro, si tú no quieres la integración, resolvemos, disolvemos la sociedad. Le dije, haremos lo posible para que el ayuntamiento no salga perjudicado porque yo no quiero fastidiar al ayuntamiento. Y vamos a intentar hacer un acuerdo en el que salgan los números, y oye, aquí paz y después gloria. Nos damos la mano y ya vendrá otro. A lo mejor dentro de 20 años, yo no lo creo, llega alguien y lo hace posible. Y a lo mejor él está de alcalde dentro de 20 años. No lo sé. Todo es posible en esta vida, pero hoy por hoy no es posible. No quieres integrar, disolvemos la sociedad. Si no hace eso, la sociedad sigue funcionando y sigo tomando decisiones. Entonces, primer Rubicón que hay que pasar, oiga, Arco de Ladrillo. En junio, julio tendremos el proyecto y tendremos que licitar la obra. Pero la propuesta de liquidación la tiene que llevar quien no quiera continuar. Yo sí quiero.

P.- ¿Usted le ha planteado esa opción al alcalde?

R.- Sí, pero se lo he planteado en la Sociedad. Pero sí es público y conocido en las actas de la sociedad, yo le he planteado que liquidemos si no quiere. ¿Cuál ha sido su respuesta? Ninguna. Y públicamente no se atreve a decir que se liquide la sociedad. ¿Por qué? Porque él, lo más grave de todo esto, no es tonto y es un ser adulto, él sabe que la única opción que tiene la ciudad es tirar el Arco de Ladrillo y hacer un paso subterráneo, es construir los tres pasos de Ariza, es construir la nueva estación. Es una enorme irresponsabilidad. Y esa es la que él no se atreve a tomar, y está haciendo un juego absurdo. Si es compatible con el soterramiento, vale, venga. Te compro pulpo como animal de compañía. Claro que es compatible. Claro que es compatible que alguien algún día tire todas las obras. Y hace poco el concejal de Urbanismo se fue ahí a hacerse un vídeo porque iba a ser chachi piruli, que eso sí es desquiciante. Yo no he podido ser más coherente. Y es algo que me irrita y que me desazona, ver gente que tiene una responsabilidad pública tan alta como ser alcalde de Valladolid, joder, y que no sean capaces de actuar como personas ya adultas y decir, oye, esto es lo que hay, esto es lo que se puede hacer.

P.- Mire, le voy a decir una cosa que también parece desquiciante, que está en el convenio que usted firmó, la nueva estación de autobuses, que resulta que va soterrada.

R.- No tiene nada que ver. No va soterrada. Vamos a ver, la estación va en superficie. Soterrada en parte de la estación, como está la estación sur de Madrid, y no, no está vinculada al tren. Lo que se hace es cubrir bajo rasante una parte de la playa de aparcamientos de los autobuses para un mejor aprovechamiento del espacio.

P.- La estación de autobuses la tiene que pagar la Sociedad. ¿Por qué no la impulsan?

R.- Pero si la Junta no ha pasado ni su cuadro de necesidades. La estación de autobuses la tiene que licitar la sociedad a partir de las determinaciones que quien va a explotar esa infraestructura, que es la Junta la que tendría que haber pasado un anteproyecto en el que le dijera estas son mis necesidades, éstas son las superficies, éstas son las características.

P.- ¿Y no lo ha hecho, no se lo ha solicitado?

R.- Pero si hasta públicamente lo he dicho, si califiqué de sinvergüenza a la consejera de Movilidad, que mira que me sabe mal, pero que diga que yo bloqueo cuando no me ha pasado ni un papel para decir quiero que hagas un proyecto de estas características. Necesitamos una playa de vías de aparcamientos de 40 autobuses.

P.- ¿Estarían dispuestos a acelerar el proyecto si la Junta se mueve?

R.- No dispuestos, encantados de la vida. Cómo no vamos a estar dispuestos. Evidentemente que la Junta es la que está bloqueando la nueva estación de autobuses de Valladolid. No ha mostrado ningún interés en que ese proyecto salga adelante. Si nos hemos desayunado un buen día con la noticia de que llevaban no sé cuántos años, décadas, sin cobrar ni siquiera el canon de la actual estación y que estaba completamente abandonada. Si cuando yo digo que hace falta un cambio de gobierno en Castilla y León es por la desidia, por la inercia que tiene el PP.

P.- ¿Y cuál cree que es la motivación de ese bloqueo?

R.- Yo creo que como el tema con el Ayuntamiento no es pacífico como son gobiernos del mismo signo... Pero como el Ayuntamiento está haciendo esta cosa desquiciante yo creo que en la Junta no están decididos a dar el impulso a la parte que a ellos les toca, por esa situación de interinidad, de provisionalidad en la que está el Ayuntamiento de Valladolid, que ha metido a la ciudad en esta operación, porque hasta ahora las tres partes hemos ido de la mano con un mismo propósito, con más o menos éxito, más o menos acierto. Pero no nos mirábamos de reojo en la mesa a ver que decía el otro porque las tres partes estábamos de acuerdo. ¿Cuál es el problema? Que ahora el Ayuntamiento no está de acuerdo, no quiere la integración, quiere el soterramiento y la Junta está condicionada.

P.- ¿Es compatible con el soterramiento la estación de autobuses nueva?

R.- Sin duda. Si me pregunta que busque alguna explicación, pues intento buscarla sin tampoco entenderlo muy bien.

«A la alcaldesa de Palencia le he dado mi opinión de los soterramientos. Quién ha prometido que eche cuentas y me diga cómo lo vamos a hacer»
Óscar Puente

P.- Desde la distancia que va creando el tiempo y el espacio, ¿qué ve en el gobierno municipal de Valladolid?

R.- Veo la consecuencia lógica de los ingredientes que tenía ese plato. Un señor que no quería ser el candidato, que no quería ser el alcalde, y que no creía que iba a serlo, que por tanto no contaba con un plan. No contaba con una vocación y no hizo un equipo pensando en gobernar y se encontró con el ayuntamiento. Con esos ingredientes, ¿qué puede suceder? Pues lo que está sucediendo. En casi un año, de lo prometido, nada, el plan de limpieza, el estadio, ahí sigue paralizado el convenio con el Real Valladolid de manera absurda. No ha habido ninguna novedad sustancial en relación con lo que se hacía. Y si ha habido algo, ha sido continuidad con los proyectos que estaban más o menos arrancados. Parálisis en algunas cosas como la obra del Lope de Vega, que no acabo de entender. No sé cómo piensa llegar con la ejecución de los fondos europeos. Luego ya el culmen de todo son decisiones absolutamente sin sentido como la del puente del Poniente o la de la supresión del carril bici de Isabel la Católica que no eran necesarias. Pero bueno, pues que son un empecinamiento porque se habían prometido. Y luego veo a una ciudad que pierde peso, una ciudad que pierde eventos, que pierde presencia, que tiene menos ambición en todo. Veo unas fiestas más pobres. Veo, pues, desaparición de algunos eventos. En fin, han sido unos meses malos, como no podía ser de otra manera, porque los ingredientes de partida son los que he narrado: ‘No quiero, no espero, no formo equipo, no tengo proyecto, no tengo plan, pero me encuentro con eso entre las manos’. Y me da pena, sinceramente.

P.- La alcaldesa de Palencia, la secretaria provincial de su partido, también quiere soterramiento. Y además se ha puesto a pleitear con ADIF por una obra que imposibilitaría su soterramiento.

R.- No exactamente, la obra no imposibilita el soterramiento. Es un tema que está en discusión porque lo que a mí me han mostrado los propios técnicos es que esa obra que en realidad trata de resolver la salida de la alta velocidad desde Palencia hasta Alar del Rey a través de unas construcciones elevadas, etcétera. es compatible con el estudio informativo que está en vigor y que tiene diversas alternativas. Otra cosa es que les guste más o menos. Yo con la alcaldesa de Palencia he hablado y le he trasladado lo que es mi opinión general del conocimiento que tengo de la situación de los proyectos de soterramiento del ferrocarril en España. Estamos hablando de protocolos suscritos por importe de más de 28.000 millones de euros con coste sin actualizar. Si actualizáramos costes, estaríamos en torno a los 40.000 millones de euros con una deuda de ADIF de 17.000 millones de euros. Quien ha prometido todo eso que eche las cuentas y me diga cómo lo vamos a hacer.

P.- Burgos, que ya tiene AVE por Valladolid, reclama un tren directo a Madrid, el que pasa por Aranda.

R.- Del tren directo ahora mismo está elaborándose el estudio de viabilidad. Sí, Burgos también quiere el tren directo. Sí quiere un tren directo en el que va a tardar más en llegar a Madrid que con la Alta Velocidad por Valladolid. Pero bueno, en fin… Hay un estudio de viabilidad en marcha que es el que nos va a decir, nos va a dar magnitud de la inversión y su posible retorno económico y social en ese ejercicio de transparencia y honestidad que yo quiero hacer desde el Ministerio, mal que a algunos les pese, pero yo no voy a mentir a ningún territorio. Lo que nos anticipan los que están haciendo el estudio es que no pinta bien porque nos han dado un cálculo aproximado de costes y es un coste muy elevado, en torno a los mil millones de euros. A pesar de las muchas voces y la mucha difusión que tiene la reivindicación de Aranda de Duero, la última semana de funcionamiento de ese tren antes de que la bateadora se atascara en el túnel, pasaron seis trenes de pasajeros y siete de mercancías. ¿Cuál es la operatividad de esa línea que justifique una reivindicación tan intensa? Pues la última semana, seis trenes de pasajeros y siete de mercancías.

tracking