Heraldo-Diario de Soria

Salud

Sanidad suspende en verano las mamografías preventivas en Soria

La Gerencia asegura que en los meses estivales muchas de las citadas no acuden. Fuentes sindicales dicen que se priva a las mujeres de la detección precoz estos meses

Equipo para mamografías en el Hospital Santa Bárbara de Sorias.

Equipo para mamografías en el Hospital Santa Bárbara de Sorias.MARIO TEJEDOR

Soria

Las pruebas de mamografías preventivas se suspenden durante los meses de verano. Ya ocurrió el año pasado en la época estival, lo que provocó un atasco de más de 1.500 pendientes cuando llegó el mes de octubre, como denunció en su momento Comisiones Obreras. Ahora la situación de repite y desde el 19 de junio se han dejado de practicar las mamografías correspondientes al Programa de detección precoz de cáncer de mama de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, y únicamente se realizan las patológicas, es decir, aquellas en las que se ha detectado tumor o sospecha de él.

Desde la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Soria señalan que la razón viene motivada por el absentismo en las citas, ya que las circunstancias del periodo estival lleva a muchas mujeres a no acudir después de recibir la carta con el día de la prueba. «Llevamos mucho tiempo que vemos que falla mucha gente, porque le venía mal en esta época y al final la teníamos que repescar, por lo que ya el año pasado decidimos dejar pasar el verano y retomar la actividad en septiembre», asegura desde la Gerencia Javier Iglesias.

Explica que las mamografías preventivas, screening, se realizan a las mujeres de entre 45 y 69 años con un periodo intermedio de dos años, de modo que toda la población femenina de la provincia va pasando por el servicio de rayos. «Da igual en cuanto tiempo lo hagamos porque cada año le corresponde a la mitad», apunta Iglesias, quien matiza que el mamógrafo de hospital «es muy rápido y podría hacer hasta 25.000, pero no tenemos tanta población porque cada vez somos menos».

Desde fuentes sindicales consideran que es una merma del servicio para las mujeres por cuanto se les priva de una detección precoz en estos meses, lo que lleva a que, estadísticamente, se contabilicen más casos de cáncer de mama tras el verano que podrían haberse detectado antes.

Iglesias indica que la contratación de personal no es un problema porque sí existe bolsa de empleo de técnicos de rayos, y podría sumar personal si fuera necesario para cubrir las vacaciones.

La media de mamografías que realiza el Complejo Hospitalario de Soria desde el año 2017 se eleva a 4.800 anuales, apunta Iglesias, quien añade que solamente hasta el pasado mes de junio se habían practicado ya 3.633, con citas de mañana y tarde para facilitar a las mujeres su asistencia al programa de prevención.

Del mismo modo, la media de casos positivos detectados a través de estas pruebas suman 18,5 tumores de cáncer de mama al año, lo que arroja un porcentaje del 0,38% de casos que desgraciadamente sufren patología.

En estos seis meses de 2023, se han descubierto ya, con las 3.633 mamografías realizadas, 18 positivos, es decir, un 0,49% de positivos, lo que evidencia un aumento respecto a las cifras de otros años puesto que ya se ha llegado a la cifra estimada para toda una anualidad. Al respecto, Iglesias considera que todo indica que no es un dato significativo y que deben analizarse periodos más amplios para obtener conclusiones.

Según indica la Consejería de Sanidad en cuanto al porcentaje de mamografías positivas en todo su territorio competencial, desde 2004 (2,4%) hasta 2018 (7,9%) la tendencia general ha sido ascendente. Desde entonces el porcentaje de positivos se ha mantenido en torno al 7% aunque en el año 2022 descendió ligeramente hasta 6,5%, según los datos que arroja el Programa de detección precoz de cáncer de mama, cuyo objetivo es detectar lo más precozmente posible los tumores malignos de mama, con el fin de disminuir la mortalidad por esta causa y aumentar la calidad de vida de las mujeres afectadas. Dicho programa se inició en 1992.

Respecto a los casos sospechosos que se observan en estas pruebas preventivas y que son derivados a Atención Hospitalaria para realizar el diagnóstico final ocurre algo similar en la provincia de Soria. El número de sospechas el pasado año fueron 404 del total de 4.238 mamografías, lo que supone un 9,5%, el porcentaje más alto de toda la región donde la media está situada en el 6,5%.

«Es cierto que tenemos un mamógrafo con mucha definición y muy sensible, pero las lecturas de los screening las hacen en el mismo sitio por lo tanto creo que es un dato puntual y que habría que analizar en un periodo al menos de cinco años para poder sacar conclusiones», según el responsable sanitario.

De todos esos casos que vuelven a pasar por el mamógrafo ante la sospecha de que pudiera existir algún problema, el 90% vuelve al ciclo del screening. Apenas un 10% se mantienen con un mayor control en el hospital, o bien porque finalmente se confirma el tumor o bien porque son personas de riesgo por distintas circunstancias, como antecedentes familiares, por ejemplo.

tracking